Platos de ducha

Los platos de ducha de resina NUOVVO se elaboran con una aleación de resinas y cargas minerales. Su acabado con textura, a la par que antideslizante, aporta un plus decorativo al cuarto de baño. Son personalizables tanto en tamaño como en color y sus sólo tres centímetros de altura facilitan el acceso al baño a las personas con movilidad reducida. A la hora de elegir platos de ducha de resina, son una apuesta segura, ya que los productos están altamente testados y siguen las últimas tendencias del mercado en cuanto a diseño y calidad.
Slider
platos de ducha slate

Slate

platos de ducha neo

Neo

platos de ducha corner

Corner

platos de ducha infinity

Infinity

platos de ducha evolution

Evolution

platos de ducha stone

Stone

platos de ducha nature

Nature

platos de ducha quadrattia

Quadrattia

platos de ducha limit

Limit

platos de ducha slate

Gravitzero

platos de ducha cement

Cement

platos de ducha wood

Wood

platos de ducha smooth

Smooth

platos de ducha curve

Curve

platos de ducha creativeskin

Creativeskin

catalogo-platos-de-ducha

SOLICITA NUESTRO CATÁLOGO DE PLATOS DE DUCHA

Cómo identificar los mejores platos de ducha

Puedes encontrar platos de ducha con una infinidad de acabados, dimensiones y formatos diferentes, lo que hará que tu cuarto de baño sea un espacio con un ambiente funcional y muy agradable. Al existir tal variedad, es un elemento que se puede adaptar a la perfección a cualquier tipo de necesidad.

Entre toda esta diversidad de modelos, podemos encontrar platos de ducha de resina, platos de ducha extraplanos o platos de ducha de carga mineral, entre otros. Podemos observar diferentes tamaños, proporciones y materiales, aunque respetamos siempre la calidad de estos últimos para garantizar que podemos ofrecerte la mejor solución de placas de ducha adaptadas a tu medida.

¿Cómo saber si un plato de ducha tiene una buena calidad?

Platos de ducha de carga mineral y platos de ducha extraplanos, entre otros

Uno de los primeros factores que debes tener en cuenta para saber si un plato tiene una buena calidad es la clasificación del tratamiento antideslizante. También debes prestar especial atención al material con el que está fabricado y, sobre todo, observar si posee un buen Gel Coat.

Hoy en día, existe una gran cantidad de fabricantes de platos de ducha y esto se debe a que, prácticamente, ya no se instalan bañeras en obras nuevas. Únicamente se instalan duchas. Además, en las viviendas que ya disponen de bañeras, es frecuente que opten por cambiarlas e instalar un plato de ducha, debido a la gran comodidad que ofrece. Por este motivo es por el que cada vez hay más competencia en su producción; y, debido a ello, los fabricantes se esfuerzan en crear y diseñar los mejores modelos, utilizar los mejores materiales a los que tienen acceso y ampliar la paleta de colores que usan en ellos, para dar aun más versatilidad a este elemento.

A la hora de la fabricación de un plato de ducha es muy importante asegurarse de que los moldes de acero con los que se fabrica tengan controles periódicos y muy exhaustivos, ya que, con el tiempo, dichos moldes tienden a deformarse. Los controles no evitarán la deformación, pero sí podrán impedir que con ese molde se confeccionen más productos defectuosos.

Los platos poseen multitud de características, pero podríamos destacar, especialmente, dos: que la superficie sea antideslizante y la caída de agua sea la adecuada.

Anteriormente, mencionábamos el Gel Coat, que es la última capa del plato y la que se ve y le proporciona su aspecto externo. Da la apariencia de calidad y el color al producto, además de proteger contra la degradación, las rayas y la humedad. Esto hace que con un buen Gel Coat la vida útil del producto aumente. Traduciéndolo del inglés, significa “abrigo de gel”, por lo que su función es esa: proteger contra agentes externos. También tiene propiedades antibacterianas y consigue que el moho y las manchas de humedad dejen de ser unos problemas.

Los distintos materiales con los que se fabrican los platos deben tener una buena calidad y mezclarse en la proporción adecuada. Esto es lo que marcará la diferencia entre un resultado final excelente y uno mediocre.

Puedes encontrarlos acrílicos o con fibra reforzada; de carga mineral, que es una mezcla de resinas y minerales; y de material sintético o resina técnica.

Atendiendo a la gama de colores, es fundamental que el plato sea de masa coloreada. En el caso de que, accidentalmente, se pueda desconchar, la masa con la que está fabricado será muy parecida al color exterior y resultará más difícil apreciar los desperfectos.

Se deben diferenciar los platos que se colorean por inyección dentro del molde de los que se colorean posteriormente a la fabricación. La mejor opción es aplicar el color dentro del molde, puesto que, de esta manera, será mucho más difícil que haya desconchados en el producto.

El peso del plato de ducha varía en función al material de fabricación:

El clásico plato de carga mineral es un plato muy pesado y la textura que posee simula la pizarra. Por otro lado, un plato con carga mineral de última generación es, prácticamente, la mitad de pesado que el primero. En cambio, los fabricados en resina técnica, por ejemplo, son cinco veces más ligeros que el de carga mineral de última generación, aunque tienen la misma resistencia y consistencia.

En cuanto a la altura, existen unos platos denominados extraplanos, que suelen tener entre 2 y 3 centímetros, lo que puede ser realmente útil en algunas ocasiones, como cuando van a ser utilizados por personas mayores o con movilidad reducida, puesto que están casi a ras de suelo.

¿Cómo escoger los mejores platos de ducha de resina y otros materiales?

Cuando pretendes reformar el cuarto de baño, te enfrentas a una situación que nunca es tan sencilla como parece. Existe una enorme cantidad de información, diseños y variedad de modelos, por lo que es habitual sentirse sobresaturado o sobrepasado a la hora de escoger lo que más te gusta y, realmente, necesitas. Muchas veces, es cuestión únicamente de prestar atención a los pequeños detalles.

Una de las elecciones más importantes, en un cuarto de baño, sin duda, es la del plato de ducha. Por ello, es muy importante saber escoger el material, el tamaño, la forma y el modelo que mejor encajen con tu baño y contigo.

¿Qué es un plato de ducha?

Es una losa que puede tener diferentes medidas y se fabrica en una gran cantidad de materiales distintos. Su finalidad no es otra que conducir el agua a una válvula de desagüe, por lo que se coloca en el área destinada a la ducha. El material con el que están fabricados, además, evita posibles filtraciones.

Si quieres sustituir la bañera por una placa de ducha, debes prestar especial atención a lo siguiente:

– El tamaño y la forma

Si el espacio de tu cuarto de baño no es muy grande, la mejor recomendación que podemos hacerte es que optes por escoger una con forma redondeada o cuadrada. Los platos rectangulares con texturas del estilo de la pizarra son aconsejables únicamente cuando cuentas con una estancia con gran amplitud.

– El material

Tras escoger el tamaño y la forma, el siguiente paso es seleccionar el material de tu plato. Los que cuentan con mayor popularidad son los de resina, piedra natural, cerámica y los acrílicos. Debes escoger el que mejor se adapte a tus necesidades y gustos.

– El usuario final

Para comprar el plato que mejor se adapte, en primer lugar, debes saber quién lo va a usar. Si tienes hijos pequeños o tus padres son ancianos y es su cuarto de baño el que vas a remodelar, es imprescindible que la superficie tenga un antideslizamiento de calidad superior.

Si las personas a las que se destina el plato tienen ciertas discapacidades, los platos de ducha extraplanos son, sin duda, las mejores elecciones, ya que puedes colocarlos a ras de suelo.

Además, puedes seleccionar un tratamiento antibacteriano o antideslizante adicional para tu plato.

Tipos de placas de ducha

Platos de ducha de resina

Son los más resistentes y duraderos. Sus ventajas son son la resistencia, la calidez y el grosor, por lo que son macizos, ligeros y de buena calidad.

Platos de ducha acrílicos

Su precio es muy razonable. Son más económicos que los de resina o porcelana, pero pueden presentar algunos inconvenientes a largo plazo.

Se componen de una capa exterior acrílica y, en su composición interna, predominan el poliuretano o la fibra de vidrio. Aunque son muy resistentes, su color desaparece con el tiempo. Si los comparamos con los platos de resinas, su calidad es algo inferior.

Platos de ducha de porcelana o cerámica

Es el mismo material que se emplea para la fabricación de los lavabos, inodoros o bidés. Es extremadamente pesado y bastante frío.

Características de un plato de ducha de resina

Puedes encontrar platos de resina de diferentes modelos: antideslizamiento, Gel Coat, antibacterias, etcétera, pero ¿en qué debes fijarte?

Cuando hablamos de un plato con tratamiento Gel Coat, hacemos referencia a que tiene un alto poder antideslizante. Podemos clasificar esta característica en tres niveles bien diferenciados:

– El grado uno, que es el que ofrece el menor antideslizamiento, aunque te garantiza que no vas a resbalar

– El grado dos, con un poder de antideslizamiento superior al primero, pero inferior al tercero.

– El grado tres, con el máximo nivel de antideslizamiento que existe.

Características de un plato antibacteriano

Este tipo de platos tiene la particularidad de impedir el crecimiento de bacterias en ellos, lo que es muy importante, debido a la gran cantidad de gérmenes y microbios que habita en el cuarto de baño.

No es imprescindible que tu plato tenga esta característica, ya que con una buena higiene sería suficiente; aunque, si vives con alguna persona que tenga una enfermedad contagiosa, tener este plato de ducha podría resultar interesante.

Conclusión

Para escoger, entre diferentes platos de ducha, el que mejor se adapte a ti, debes saber que los requisitos más importantes que debe cumplir son: que sea de resina, posea Gel Coat, sea de masa coloreada y, por supuesto, tenga un buena garantía.